Américo Plá Rodríguez

AUDTSS

PLA   ...Plá Rodríguez poseía una personalidad multifacética que lo hizo incursionar no solo en nuestra disciplina, sino también en el ejercicio práctico de la abogacía y en la política, entre otras actividades. Como autor juslaboralista tuvo una conocida y fenomenal producción en la que destacan claramente una de sus obras iniciales, la enciclopédica "El Salario en el Uruguay" y su obra de madurez, "Los principios del Derecho del Trabajo"- que tanta difusión ha tenido en todo el Derecho del Trabajo latinoamericano y tanto ha incidido en nuestra jurisprudencia, a tal punto que son casi excepcionales las sentencias nacionales que no se refieren a ellos.

 

Es en esta misma faceta que destacó la labor de Plá en la revista Derecho Laboral. Primero fue su fundador, junto a De Ferrari y Barbagelata, ara luego codirigirla con éste último durante más de res décadas. También fue uno de los motores que la mantuvieron en los momentos difíciles y la hicieron resplandecer en los más venturosos. La revista Derecho Laboral fue, efectivamente, durante lo últimos sesenta años, una de sus preocupaciones permanentes, probablemente diarias.

Integró y presidió la Academia Iberoamericana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Presidió la Sociedad Internacional, creó la Asociación Uruguaya e impulsó las Jornadas Nacionales de la disciplina y promovió la publicación del Anuario de Jurisprudencia Laboral.

Como universitario, fue Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y Director del Instituto de Derecho del Trabajo y de la Seuridad Social, que contribuyó, con tantos otros, a constituir y desarrollar. Su papel fue fundamental para poner en marcha la carrera de Relaciones Laborales.

Pero tal vez el mejor Plá, haya sido el docente. El docente neto, el profesor propiamente dicho, que desarrolló largamente una incansable actividad formativa, tanto por los canales formales como por los informales, tanto en el papel esrito como en el aula o en la palestra.

Había dicho ue la primera obligación del docente era la claridad y fue fiel a esa preocupacón. En su Curso y en general en casi todos sus trabajos, lo mismo que en sus clases y conferencias, afloraba nítidamente ee objetivo, siempre alcanzado. Si algo no se le podía criticar, era la falta de claridad y sencillez.

Pero no se trató solamente de la exposición, de la explicación, del esquema. Se trató también de la actitud. Constituyó un grupo de estudio (el Grupo de los Miércoles) que sesionó durante más de 30 años en su casa.  Una de las anécdotas que circulaba era la del riesgo que impicaba pedirle orientación o material sore algún tema, ya que era altamente probable que que al día siguiente hubiera ue cargar con una inmensa pila de libros. Su biblioteca era de consulta y uso permanente, hasta que decidió, de acuerdo con su familia, donarla a la Facultad. Todos experimentamos su llamadas a las 7 de la mañana para alentarnos a terminar una investigación o reclamando la entrega de un artículo prometido para la revista. De estas maneras contribuyó decisivamente a la formación de varias generaciones de juslaboralistas y con ellos, de la denominada Escuela Uruguaya de Derecho Laboral, a tal punto que se ha hablado de los hijos y nietos académicos de Plá.

Es que no concebía la vida de otra forma, porque en eso como en todo, fue un gran trabajador, un formidable constructor, cuyo empuje y tenacidad derribaba barreras y no reconocía fronteras...

Editorial revista Derecho Laboral Tomo LI No. 231 Julio - Setiembre 2008.